Película Descubriendo el país de Nunca Jamás

Titular: Descubriendo Nunca Jamás o Finding Neverland el pais del nunca jamas

Dirección: Marc Forster

Producción: Richard N. Gladstein

Guión: David Magee

Música: Jan A.P. Kaczmarek

Fotografía: Roberto Schaefer

Año: 2004

 

Protagonistas

Johnny Depp

Kate Winslet

Julie Christie

Dustin Hoffman

Freddie Highmore

Radha Mitchell

 

 

El film narra la historia que mantuvo el escritor John Barry con la familia Llewelyn Davies.

En el inicio de la película aparece una representación teatral, la cual desde los primeros momentos se ve abocada al fracaso. El aburrimiento, lo anodino, lo gris, la falta de creatividad es el imperativo de la obra, la cual no es sino un reflejo de la vida que lleva el autor.

Tras conocer a la familia Llewelyn Davies, compuesta por la viuda y sus hijos es cuando Barry se expresa a sí mismo.

Los personajes de la historia, son personas “atrapadas” por la pérdida.

John Barry cuenta a la viuda Llewelyn Davies como tras la muerte de su hermano, su madre sumida en el dolor era incapaz de cuidar de él. Es en este momento, cuando incapaz de entender el dolor de su madre y el suyo propio, se viste con las ropas de su hermano y se presenta ante su madre, de la cual dice que “por primera vez le miró”. Es entonces cuando John empieza interpretar un personaje, su hermano fallecido, y detrás de él vinieron el resto de personajes fantásticos, dejando a John en el mundo infantil de la fantasía, creando su propio mundo de “NUNCA JAMÁS” (habría que preguntarle- preguntarnos “nunca jamás ¿qué?¿sufrir, llorar, ser abandonado…?”)

El duelo, es más que una respuesta psicológica, emocional o somática ante una pérdida, es la reconstrucción de una sensación de un “nuevo normal” que debe volver a instaurarse para que el doliente pueda adquirir de nuevo la sensación del mundo como predecible y ordenado, en el cual seguir funcionando.

Esta reconstrucción de un “nuevo normal” predecible y ordenado es la que es incapaz de realizar John Barry, y es por ello que se queda estancado en el momento en el cual se produce la pérdida, la muerte de su hermano y la pérdida de la atención de la madre.

La viuda Llewelyn Davies acaba de perder a su marido y se encuentra en precaria situación económica y con cuatro hijos a los que sacar adelante. Además la tuberculosis hace mella implacable en su salud. Quizás sea ella el personaje con más duelos implícitos y explícitos: la muerte de su pareja, la pérdida económica, pérdida de status –nadie está con ellos-, la pérdida de autonomía –pasa a depender de su madre-, la pérdida de la salud –tuberculosis-, la pérdida de capacidades, la pérdida de sus hijos cuando ella muera, y por supuesto la pérdida de su propia vida.

Quizás por todo ello, es incapaz de elaborar ningún duelo, todo la sobrepasa, por eso le es tan fácil sumergirse en el mundo irreal y fantástico de Barry, en el cual todo es posible si crees lo suficiente.

Y ella quiere creer. Por eso niega lo más evidente: su propia muerte. Esta negación, que forma parte de una de las etapas del duelo y que es un intento para mitigar el dolor, la paraliza, la estanca para tomar responsabilidades adultas e ineludibles, descuidando así su propia salud, manteniendo el secreto de su enfermedad ante sus hijos y pudiendo tomar decisiones conjuntas que afecten a su cuidado futuro. Es su hijo quién toma la iniciativa negándose a ser curado del brazo si su madre no acepta ser atendida y cuidada por el médico. Ella dice “de acuerdo, y me tomaré las medicinas, pero no quiero saber para qué son”.

La anticipación del duelo es una preparación ante la ineludible pérdida y requiere de responsabilidad y maduración. Esta anticipación es incapaz de realizarla.

Sus hijos también desean creer, excepto el pequeño Peter. Es él quien representa el papel más adulto de todos los personajes. Él manifiesta el dolor por la muerte de su padre. Y manifiesta la ira por el engaño sufrido. Reclama su derecho a saber, a ser respetado, a ser dueño de sus emociones, a no ser protegido, a no ser engañado. Y reclama que su madre no le engañe ahora con su enfermedad. Así mismo niega ser él el Peter Pan del cuento, él quiere crecer y ser adulto, y es capaz de reconocer en John Barry al niño que nunca creció.

Peter se niega a dejarse llevar a un país de fantasía y de cuento, y reclama el derecho a sufrir la pérdida “Tu no eres mejor que mi padre y no le podrás sustituir” le dice implícitamente a Barry, aunque luego se rendirá y también entrará formar parte del “Nunca Jamás”.

El duelo es una experiencia personal, pero también se elabora a nivel familiar y cultural. Es por eso por lo que Peter, finalmente sucumbe a la fantasía y al estancamiento infantil. Por amor. Por amor a John Barry y a sus hermanos, que en un intento de ser aceptados y reconocidos por él le acompañan  a ese mundo donde volar es posible, donde existen las hadas y donde los buenos siempre ganan. En un mundo en él cual, a partir de su muerte, su madre entra a formar parte de el.

Quien no acompaña a John, es su mujer. La mujer de John Barry decepcionada por la vida “escasamente” matrimonial que tiene con él decide abandonarle. Aunque ella se sabe ya abandonada por él desde hace tiempo. También ella sufre un duelo. Duelo por las ilusiones perdidas, por no haberle podido acompañar en su sueño, por no haberla aceptado como su musa, por ser rechazada sexualmente, por ver a su marido con una familia que ellos no han sabido tener. Ella es capaz de elaborar todas estas pérdidas y es capaz de reconstruir nuevamente un mundo personal de significados que ha sido desafiado por la pérdida, es capaz de reconstruir ese “nuevo normal” que la capacita a buscar el amor en otra relación, aunque ello suponga enfrentarse a la sociedad moralista de la época.

La abuela de los niños, sufre el duelo por la muerte de su hija, que no sabemos cómo afrontará, aunque suponemos que será conflictivo, ya que ella en su momento no pudo elaborar la pérdida de su hija como niña, aceptándola como una persona adulta y responsable, sino que la desvaloriza delante de sus hijos tratándola como uno de ellos, e impidiéndole tomar sus propias decisiones. Es el hijo mayor, asumiendo un papel adulto, quien tiene que enfrentarse con su abuela para hacer respetar la voluntad de su madre de ver a John Barry. Por eso su duelo será complicado, no es la muerte de su hija, sino la muerte de una niña pequeña a la que nunca vio crecer quien ahora se ha muerto.

La muerte ronda a todos los personajes del film, reales y ficticios: hasta Peter Pan y Campanilla está a punto de sucumbir. El Capitán Garfio no tendrá tanta suerte y es devorado por el cocodrilo que lleva en su tripa un reloj el cual persigue a todos los mortales con su tic-tac imparable.

Como hemos señalado anteriormente el duelo y la construcción de la muerte no es solo un proceso individual sino también social y cultural. Cabría preguntarnos qué papel juega nuestra sociedad occidental actual. Quizás no nos sentimos perseguidos por un cocodrilo pero la imagen de la muerte con la guadaña si que nos es familiar a todos.

“El País de Nunca Jamás” guarda cierto paralelismo con el cielo que proclaman muchas religiones, también en un intento de mitigar el dolor ante la pérdida, creyéndonos que nuestros seres queridos y nosotros mismos gozaremos de una vida más plena en algún otro lugar prometido “si creemos lo suficiente”.

Es importante destacar, que hay ciase de películas que son de altas producciones para que lleguen a un gran publico, y sabemos perfectamente que están utilizadas como mensajes subliminales al mundo.

En este caso, “significativo “ Estados Unidos da comienzo al genocidio ( propio y ajeno) de la Guerra del Golfo , y casi como un mandato le dice al mundo, a través de “ no te metas” o “quédate en el país del nunca jamás”, mientras nosotros organizamos una cruenta Guerra del Golfo

Mientras la película se exhibía en el mundo, y generaba llantos por el drama desarrollado, las escenas reales de esta invasión jamás fueron transmitidas por los medios, so pena de que el mundo sea testigo de semejante barbarie.

 

Desde Barcelona, Junio de 2005

 

Ernesto Beibe

Mentor

Beibe, Ernesto, Finding, Neverland

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacto y Mentoring

Póngase en contacto con nosotros para cualquier tipo de consulta, duda o pregunta  

Suscríbete aquí
Visita nuestras redes sociales

© 2019 ERNESTO BEIBE MENTOR, All Rights Reserved.