Lecciones del básquet para empresarios y emprendedores

Vi la final del Mundial de Básquet 2019 entre Argentina y España desde Barcelona y escribo esto con las emociones a flor de piel, con el propósito de obtener un mensaje claro, más allá de las sensaciones que nos provocan los resultados.

Lo primero que haré entonces es objetivar el resultado, frente a la distorsión que pueden inclinarnos las emociones. 

Los diarios argentinos titularon: 

  • “Argentina cayó frente a España por 95 a 75 en la final del Mundial de China 2019”. 
  • “Argentina no tuvo juego en la final, cayó ante España.

Y en España: 

  • España se corona en China tras apabullar a Argentina Un festival de campeonato coronó a España.
  • España regresa a la Luna.
  • La selección se proclama campeona del mundo tras domar con autoridad a Argentina.

¿Cayó?  ¿No tuvo juego? ¿Corona? ¿Apabullar? ¿Domar? ¿Regresar a la Luna?

Semejantes valoraciones me llevan a pensar que si bien en el campo de básquet juegan diez jugadores -cinco de cada equipo- se mueven alrededor cientos de personas que se ocupan de la organización y miles o millones de espectadores, que proyectan sensaciones, placeres, enojos, descargas de adrenalina y las peleas más feroces. 

Las palabras a veces curan pero que las palabras también matan. Los Mentores no juzgamos sino actuamos como Sócrates, que proponía diferenciar entre opiniones sin una base y conocimientos bien fundamentados. 

Mi primera conclusión es entonces para los muchachos que hicieron su mejor esfuerzo dentro de la cancha y por extensión a todos los equipos profesionales que ponen en juego su talento en sus organizaciones: las emociones de los que los rodean son inevitables pero mantenerse fríos frente a ellas es fundamental para un juicio sano. Como diría la lengua popular: “los de afuera son de palo”. 

Una segunda lectura, puede hacerse desde las reglas desde las cuales se desempeña cualquier actividad competitiva. Hay reglas de tiempo y espacio: 40 minutos de juego, un rectángulo -la cancha- que delimita todas las acciones…

Toda competencia es parte de una negociación. Y los encuadres y límites son válidos para cualquier negociación exitosa para las cuales se debe: 

  • Marcar un encuadre del tema.
  • No considerar al oponente como enemigo.
  • Entender que una negociación es una competencia no un conflicto: Nadie gana del todo y nadie pierde del todo. Siempre hay una segunda oportunidad.

Los ganadores de un partido no son seres superiores,  sino actores con una idea certera de los logros que buscan, empleando una estrategia para tal fin. Son son gente entrenada, muy bien paga y con conocimiento preciso del rol, función y tarea que a cada uno le toca para llegar a un buen fin. 

Sobre triunfar en los deportes y en la vida, voy a citar al referente mundial de Deporte y Organización Empresaria Lic. Ferran Soriano, quien publicó un libro llamado “La pelota no entra por azar” de lectura obligatoria para todo empresario o directivo de organizaciones.

Dice Ferrán: “Ganan los que son los suficientemente analíticos como para comprender la nueva realidad y lo suficientemente prácticos y valientes para llevar las ideas a la práctica”. 

Para cerrar, quiero dejar una reflexión sobre ganar o perder en campeonatos  cuyos resultados dependen de una preparación física y organizativa, previa a la salida al campo: La salida a la cancha ya es el final del juego, no el principio de él. 

Ernesto Beibe
Mentor
ernesto.beibe@gmail.com
www.ernestobeibementor.com
Whatsapp +34 628 698 809

argentina, basquet, emprendedor, empresarios, españa, mundial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si quieres recibir mis próximas publicaciones, suscríbete aquí.

Contacto y Mentoring

Póngase en contacto con nosotros para cualquier tipo de consulta, duda o pregunta  

Suscríbete aquí
Visita nuestras redes sociales

© 2019 ERNESTO BEIBE MENTOR, All Rights Reserved.