DE VENCEDORES Y VENCIDOS

Confinamiento

Desconfinamiento

 Desconfiamiento

Dicen que dicen, que la historia la cuentan los vencedores.

¿Pero como contar una historia de un tiempo que todavía no fue?

Esta historia de nunca acabar que estamos viviendo en estos momentos en los que estoy escribiendo estas paginas, no dejan lugar a la distancia necesaria para analizarla.

Nos toca apenas describirla, como una manera de poder comprender, donde estamos situados, y esto no es solo del color de cristal como se mire, sino en que zona, en que país, en que ciudad, en que fase, se encuentra el que escribe y en el que oportunamente estarás ubicado, mi querido lector.

Hemos pasado por varias etapas, que quiero enumerar como un ejercicio de memoria, para comprender que esta pasando en el mundo aquí y ahora.

En 24 horas cayo como una plaga sobre la humanidad un virus llamado Covid, que genero un desconcierto homologable a echar agua hirviendo en un hormiguero.

Se dispararon alarmas, noticias sin origen ni destino, una sensación de pasmo, de no tener ningún lugar sobre la tierra donde cobijarnos, de estar cortados todos los caminos por falta de transporte, de quedar paralizados en los lugares donde nos encontrábamos sin saber cuando ni como ni donde terminaría este castigo.

Primero la confusión, después el confinamiento y posteriormente el desconfinamiento seguido del desconfiamiento.

Hoy estamos mas allá del pasmo de los primeros días de la alerta mundial sobre este enemigo invisible, para deslizarnos a buscar y encontrar enemigos visibles.

Necesarios para situarnos en algún lugar, a favor o en contra de algo, de alguien para saber donde estamos nosotros, de que bando.

Y digo de que bando, porque hoy no hay quien no tome posición.

A favor o en contra del desconfinamiento.

A favor o en contra de la vacuna.

A favor o en contra de la mascarilla.

A favor o en contra de los encuentros y reencuentros con nuestra familia, con nuestros parientes, con nuestros amigos, con una sociedad donde integrarnos.

Digo y afirmo que ser Mentor no es un trabajo, un oficio, una profesión. Uno es Mentor las 24 horas del día.

Y tiene una labor social que cumplir.

Entre lo individual de casos que uno trata, hasta lo social, donde he buscado que una cantidad de gente se exprese, aportar a la psico-profilaxis, de encontrar palabras para nombrar sensaciones y sentimientos.

Por lo tanto, con la ayuda de medios audiovisuales, pude reunir cantidad de personas hispanoparlantes de distintos lugares del mundo, España, Argentina, Estados Unidos, Ecuador, Venezuela, Colombia, Perú, Panamá, Chile, una vez a la semana para conversar y compartir desde tantos espacios, lugares comunes y sentimientos compartidos, preguntándonos, en la primera semana del confinamiento:

¿Cual fue la inquietud emocional que sentiste en esta primera semana?

A la actividad le dimos un nombre:

CONVIVIENDO CONFINADOS

Durante los primeros días del confinamiento obligado, el mundo entero reacciono con humor en todos los idiomas, humos que como siempre, ayuda a elaborar esta sensación de desprotección de no saber quien como y donde seriamos atacados, porque fue el momento de mayores muertes que se sucedían.

Por lo que a la segunda actividad convocada le dimos como nombre:

EL HUMOR EN TIEMPOS DE VIRUS

Debo aclarar, de que a medida que convocaba a estos espacios se agregaban cantidad de nuevos participantes.

En la tercera semana, la sorpresa y la adaptación a la situación, dejo espacio para preguntarnos, que pasaba con los afectos, como reaccionaban las parejas obligadas a convivir 24 horas los 7 días a la semana, como cursaban la desesperación aquellas parejas que que el virus las encontró, alejadas como mariposas clavadas con alfileres en un panel.

La convocatoria fue bajo este tema:

EL AMOR EN LOS TIEMPOS DE VIRUS

Viviendo la experiencia de que un día era igual al anterior y la previsión que el mañana se repetiría de la misma manera, convocamos al encuentro semanal con el nombre:

EL DÍA DE LA MARMOTA

Para tratar el tema de como fue el devenir desde el primer día del confinamiento, hasta nuestros días, para comprender y dar nombre a lo que hemos vivido, organizamos el encuentro:

HOY ESTAMOS DE INVENTARIO

Y finalmente, el ultimo encuentro, que no será el ultimo, y a raíz de la polución de noticias verdaderas y falsas, acertadas o equivocadas, dejando un sentimiento de estupor, distinta a la sensación de pasmo del primer día, y por supuesto, hemos conversado acerca del 

DESCONFIAMIENTO 

Para cerrar este articulo, quiero retomar unos párrafos del principio.

Estamos en guerra. 

Ya no se trata de combatir contra la pandemia, porque no tenemos armas.

Pero la humanidad necesita, precisa un enemigo visible.

Por eso la polarización de lo que se esta viviendo en Estados Unidos, donde jamas se ha visto un movimiento tan fuerte de civiles contra amenazas de presunta militarización.

Y en el terreno domestico, esta el cisma, entre los que siguen las normas de los especialistas, de seguir con los cuidados, versus los que se mofan de los cuidados, se apiñan, se hacen cómplices de un posible rebrote de la epidemia.

Esto es desde el nivel de los barrios, de las provincias, de las zonas, hasta el nivel de los dirigentes de distintos países , que inflaman y aumentan este nivel de fuego que termina abrasando al mundo entero

Son dos bandos diferenciados, la sociedad se ha dividido de una manera notable, y el enemigo ya no es el virus, sino nuestro vecino.

Aquí la cita de Bertold Brecht: Ayer vinieron por los negros, yo no soy negro, estoy tranquilo, antes vinieron por los judíos, yo no soy judio, me quedo tranquilo. Hoy vinieron por mi….

Desde Barcelona, Junio de 2020

Ernesto Beibe

Mentor

+34 628 698 809

ernesto.beibe@gmail.com

www. ernestobeibementor.com

Confinamiento

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacto y Mentoring

Póngase en contacto con nosotros para cualquier tipo de consulta, duda o pregunta  

Suscríbete aquí
Visita nuestras redes sociales

© 2019 ERNESTO BEIBE MENTOR, All Rights Reserved.