COMO SUPERAR LA FRUSTRACIÓN Y EL FRACASO

Somos muy intolerantes a Ia frustración.

¡Aprende a frustrarte!

LA CONTRA DE LA VANGUARDIA

VICTOR.M AMELA-ERNESTO BEIBE

 No tenemos que ir muy lejos, estimo que todos hemos visto un bebe gateando que intenta tomarse de una silla para levantarse.

Intenta la primera vez, intenta una segunda y otras mas.

En cada uno de los intentos dará con el trasero en el suelo.

¿Es esto un fracaso o una frustración?

A pesar de tantas frustraciones, el hombre de pocos meses logra levantarse.

Entonces, no termina de levantarse hasta que no probo tantas veces hasta sentirse seguro.

Es elemental entender que, si no se caen, no pueden aprender a no caerse.

Aquí viene la siguiente necesidad interna, vital, de caminar.

Da dos pasos. Nuevamente la caída y el niño vuelve a desplazarse gateando.

¡Que decepción para los padres, que frustración!

Alguien se atrevería a decir: ¿qué fracaso?

Quien pueda adscribirlo como fracaso está fuera de la cultura, de la raza humana.

A lo largo de la vida se vuelven a dar una y otra vez situaciones similares.

Frustraciones que se adscriben como fracasos

La frustración surge de no poder cumplir con expectativas sean internas o del medio circundante.

Si las frustraciones sirven para aprender cada vez mas que puede uno y que no puede resolver en esta instancia.

A través del ensayo y error uno puede lograr lo que se propuso.

Claro que, sin la tolerancia a la frustración del bebé, no se aprende. Entonces el grado de frustración se convierte en derrota y con el dramatismo consiguiente.

Crezcamos un poco y observemos a un científico tratando de resolver un enigma, de crear alguna fórmula.

¿Por cuántas frustraciones tiene que transitar?

Entonces tiene razón el diccionario de la RAE cuando describe el termino y la acción de frustrarse:

Del lat. frustrāre.

1. tr. Privar a alguien de lo que esperaba.

2. tr. Dejar sin efecto, malograr un intento.

  1. Nuestro ejemplo sería, privar a los padres de la satisfacción y el apuro por ver a su hijo caminando, a ellos les trae contrariedad
  2. El niño malogra una y otra vez el intento de pararse o dar los primeros pasos. ¿Deja acaso de intentarlo? Para el es un aprendizaje, le trae continuidad.

La frustración se genera por una necesidad, una pulsión, un deseo nacido dentro de la persona, que no pudo llevarse momentáneamente a cabo, pero contando con un nivel de tolerancia a la frustración intentara lograrlo una y otra vez

Hasta este momento, no aparece ningún fracaso

Pero el fracaso existir existe, no todo se relativiza con el termino frustración

¿Cuándo una situación se convierte en un fracaso?

Acudimos nuevamente a la RAE que define:

 De fracasar.

1. m. Malogro, resultado adverso de una empresa o negocio.

2. m. Suceso lastimoso, inopinado y funesto.

Notemos la carga emocional de estas palabras: lastimoso (lastimaduras), funesto (aciago, pesares, ruina).

Habla de situaciones casi definitivas, sin retorno. Relacionadas con la ira y la decepción.

La sensación de no retorno.

La frustración es un reto para intentar cada vez.

El fracaso es la rendición. El fracaso trae síntomas, enfermedades, porque esta en juego el narcisismo de la persona.

Con la certeza de una pérdida con el duelo consiguiente: ¿Por qué yo? ¿cómo me sucede esto a mi y no a los demás?

El fracaso está en los ojos de los demás. En la supuesta critica del afuera. El que no está bien visto. El poder ser tildado de débil.

Así como la frustración era una percepción del adentro para afuera, el fracaso viene de afuera hacia adentro.

Existe el fracaso de una ilusión, un sueño.

No existe la frustración de una ilusión, de un sueño, porque remite a hechos, no a fantasías.

Existe el fracaso frente al éxito, es quebrarse al llegar a un lugar ansiado.

Esto ya entra dentro de la psicopatología, la neurosis de clases y otras fobias.

No existe la frustración de haber logrado algo, por el contrario, se despierta el estímulo por llegar a otra instancia.

Entonces, ¿como lograr que la frustración no se convierta en fracaso?

¿Como discernir si lo categorizado como fracaso no es una frustración desestabilizante?

Se logran estos dos interrogantes elevando el umbral de tolerancia a la frustración.

Y se logra ayudando a la persona a entender y evaluar con cuanta fuerza interna cuenta, a enseñarle a luchar contra la propia desvalorización, la timidez, las fobias, los miedos, los síntomas corporales, la ansiedad, la culpa.

Esto definitivamente no puede lograrse en forma de consejos,ni libros de auto-ayuda, ni con mantras o mindfulness. Es un trabajo diario, constante, paciente que sin ayuda externa no se resuelve.

El fracaso, el no llevar a un buen término un proyecto, está condicionado muchas veces por circunstancias externas.

También por boicots inconscientes de la persona misma.

Pero existe la sensación de fracaso, y este malestar se logra bajando el nivel de la agobiante exigencia de éxito, palabra que no tiene ni peso, ni forma, ni color, ni olor.

Es una exigencia del medio, de los demás hacia uno o de uno consigo mismo.

Nuevamente, no existen las recetas, sino que es un bordado de un nuevo motivo en la vida de la persona.

Desde Barcelona. Febrero de 2020

ERNESTO BEIBE

MENTOR

Tel./WhatsApp: +34628698809

ernesto.beibe@gmail.com

fracaso, frustracion, mentoring

Comentarios (2)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacto y Mentoring

Póngase en contacto con nosotros para cualquier tipo de consulta, duda o pregunta  

Suscríbete aquí
Visita nuestras redes sociales

© 2019 ERNESTO BEIBE MENTOR, All Rights Reserved.