Comentarios sobre la película

Tapa Recursos humanos DVDFrank, estudiante de Administración vuelve a su pueblo para hacer una pasantía en el área de recursos humanos en la fábrica donde trabaja su padre. Elige esta empresa porque estuvo ligada a la vida de su familia desde siempre. En ella trabaja su padre como operario, también su hermana y todos sus amigos.

El padre, con ingentes esfuerzos económicos, envía a su hijo, con el deseo claro de subir en
el estamento social y no ser un obrero toda su vida, que no use overol sino traje y corbata.
Si bien esta película habla de un pueblo, de una fábrica, de una familia, de directivos en
particular, se dice “que el que describe su pueblo, describe al mundo, sea un pintor, un escritor
o un cantante.” En este caso se convierte en un relato universal que toca prácticamente a todo el sector capitalista sea del país que sea.

 

El drama central de la película es que el protagonista debe hacer una elección crucial entre la lealtad a su clase y la apuesta a su carrera.

En la vida real, en Mentoring nos encontramos con personas de cierta edad que aún deben elegir en forma cruenta entre ser leal a su padre obrero o seguir dirigiendo una empresa, sea propia o ajena. Es ahí donde encontramos una cantidad de quiebras que parecen inexplicables pero pueden comprenderse a la luz de la lealtad y el amor por el padre y no querer ser más que él. A este síndrome lo llamamos NEUROSIS DE CLASE.

Volviendo a la película, vemos que Frank increpa a su padre de la elección de haberle hecho estudiar. Este diálogo muestra claramente que no fue Frank quien decidió estudiar en la universidad sino que fue enviado por su padre y el acató. LA LIBERTAD TIENE UN COSTO, PERO EL SOÑAR SUEÑOS DEL OTRO LLEVA A TERRIBLES CONSECUENCIAS (Frank hizo real el sueño de su padre a un costo de no pertenecer ni a la clase obrera, ni a la clase
dirigente).

En el film se habla de un horario de 35 horas respecto al habitual de 40 horas semanales. Esto es prácticamente un enfoque periodístico de Laurent Cantet porque en la época que se filmó esta película fueron debates parlamentarios de alto voltaje que comprendió prácticamente a políticos, sindicatos, empresarios y obreros.

Lo paradojal es que los empresarios sentían que pagaban demás y tenían menos horas y los obreros, porque su historia les indicaba que estás 35 horas semanales se les iba a convertir en 48 o 50, como hasta ahora trabajaban con la amargura de no cobrar horas extras. En el año 2000 se promulgó la ley, recordemos que este año es de 1999.
Frank se encontraba en un callejón sin salida, pero pronto vuelve a pensar como un obrero porque se da cuenta fehacientemente los manejos de la patronal. Sin embargo, sus intentos de comenzar una protesta no tienen eco en su padre en primer término, en el sindicato, en sus amigos y en los trabajadores, simplemente porque estaban INSTITUCIONALIZADOS.