Por lo general, cuando un gremio o sindicato se declara en huelga, intenta mermar la producción de una empresa, generarle menores ventas y hacer las entregas mas espaciadas.

En Japón, no sucede así, una huelga a la japonesa es fabricar el doble, generando más compra de materia prima, mayores costos de estiba, y conflictos financieros graves
por el stock comprado pero que no alcanzan a despachar.

He ayudado a través del Mentoring a varios empresarios dueños de tiendas de repuestos para automóviles, la mayoría “vivía” dentro de una huelga a la Japonesa.

Llama el teléfono…,
–    Juan fíjate si tenemos ese repuesto que pide el cliente
–    no queda nada
–    has revisado bien?
–    sí, le aseguro que no queda ni una pieza.

Al día siguiente, o mueven una caja, o levantan cartones de cajas abiertas y qué encuentran ?….. 6 unidades de lo pedido ayer.
Venta diferida, venta perdida, además ya solicitamos a la fábrica, o al importador, un pedido de otras 6 unidades.

La nueva mercadería que llega va a un estante de arriba para que no dificulte el paso.
Aquí empieza la saga de “quién es el culpable” de esta mercancía paralizada:
–    El que no anotó la falta y pidió la reposición de una sola para entregarle al cliente que llamó ?
–    El que tiene “todo el negocio en la cabeza” y sabe qué tiene y qué no?
–    El que fue a buscar torpemente y con desidia y no encontró la mercadería debajo de los cartones?

Aquí, en este apartado, no estamos hablando de las tiendas que son visitadas por Ejecutivos de Venta (qué bien suena, porque no venden, despachan) de las fábricas, los que llegan con su ordenador portátil y saben en tiempo real el stock en fábrica, los precios y aún el día de recepción del producto.
No hablamos de quien tiene organizado su depósito y su previsión de ventas, y compra “Just  in Time”.

No, aquí estamos hablando de aquellos que todavía no vieron un teclado del ordenador más que el que usan sus hijos para sus diferentes actividades.

Tampoco hablamos de aquellos que tienen la computadora y por eso se sienten insertos en nuestro siglo con un soft de gestión enlatado.

Estamos hablando de “Stocks Inteligentes”, donde la eficiencia de encontrar una pieza es más importante que haber descubierto el lector de código de barras para ingresarlo en el stock, y dejar de acumular facturas de ventas y papelitos amarillos “para otro día que tenga tiempo”

Esto significa que la computadora lleva en su precio de compra implícito, el sueldo de un empleado/a que la actualice.

Tener un “Stock Inteligente” es tener determinadas las coordenadas del almacén o la gaveta donde buscar el repuesto, no sólo saber cuánto tengo, cuánto me costó y las cantidades que tenemos a disposición.

El “Stock Inteligente” es organizar ventas inteligentes, donde se sepa rápidamente en que sector está la pieza, y no esperar media hora a un empleado mientras tres solícitos vendedores se van acercando al cliente que espera y le preguntan :- esta atendido?

No existe ningún “Programa Inteligente”, ni de stock, ni de ventas, ni de administración, sin gente inteligente.
Es por ahí por donde se debe empezar.

Para que nunca suceda lo que me tocó conversar con un “empresario inteligente”, que me pidió, usted, como Mentor no puede capacitarme a esta secretaria estúpida que tengo?
Y yo tuve que responderle: Ah, usted quiere una secretaria mentecata capacitada?
Entonces tendrá una secretaria dos veces mentecata!

Los comercios no son escuelas, se puede explicar a un vendedor avispado cómo funciona lo que va a salir a vender, pero no mucho más.
No son lugares de “capacitación” para gente que se cree que es dis-capacitada.
Ni la gente necesita instrucción como en el ejército.

El negocio está en buscar gente idónea, que sepa qué preguntar, en vez de que el empresario se preocupe por dónde empezar a “educarla”.
Quizás estos empleados tengan un costo más alto, será posiblemente porque sienten que tienen más “valor agregado”

Agréguele valor a su Empresa, si cree que malgasta el dinero tomando gente que no sea mediocre, lo único que va a malgastar, y eso les aseguro que no vuelve, es el tiempo.
Entonces: “Stocks Inteligentes”, con gente inteligente AYUDADA por un soft
y no “Stocks Mediocres” donde un soft sólo puede ayudarle a ser un poco mas mediocres.

Los programas agregan rapidez, no inteligencia

Ernesto Beibe, Mentor
www.ernestobeibementor.com

Enero, 2015