Cómo discernir las crisis externas de las internas en la Empresa Familiar

Crisis: (Del lat. crisis, y este del gr. κρσις).Mutación importante en el desarrollo de otros procesos, ya de orden físico, ya históricos o espirituales.

Diccionario de la Real Academia

El cambio es una constante en el devenir humano.

De ahí el comentario de que nada es seguro excepto que todo cambia.

Justamente, hoy vivimos en un contexto turbulento, en una sucesión de cambios imprevisibles y desestabilizantes que mucho tienen que ver con los rasgos propios de un mundo global.

La palabra “ crisis” se hace oír todos los días, a cada hora del día.

En estos tiempos, efectivamente, hay una crisis  externa, globalizada, más allá de nuestra comprensión y uso.

Es una crisis a gran escala y con distintos matices que abarcan varios órdenes de la vida.

En el campo económico, el exponente es la contracción de los mercados, la devaluación de las monedas y sus consiguientes efectos como inflación y especulación, desempleo y desabastecimiento, crisis financieras luego de burbujas financieras entre otros.

En realidad, como es una crisis generada por el hombre, y no por cataclismos naturales, es una crisis de la sociedad toda, una crisis social que abarca valores y el sentido profundo de la vida así como el cómo nos sentimos en ella.

Es la ruptura de un orden establecido de modelos que parecían eternos y la pérdida del poder de compra de una gran parte de la población mundial en un mundo que cada vez nos hace más y más proclives a tener antes que a ser.

No son conflictos solucionables con negociaciones entre partes.  Es una crisis, que como todas, nos atraviesan de sur a norte y de este a oeste en nuestra geografía real de países involucrados, y en la geografía de nuestras creencias y valores que van cambiando cada día inexorablemente..

Este no es el lugar para analizar ni las razones del comienzo de esta crisis, ni las coyunturas actuales, ni siquiera cual puede ser la proyección futura de esta.

Pero  a caballo de la crisis mucha gente aprovecha para blanquear situaciones de quiebre anterior, que no salieron a la luz,tapadas de alguna manera por la inercia financiera que sostenía situaciones que tenían un fin anunciado.

Empresarios que utilizan el pretexto para eliminar parte del personal, o simplemente no hacerse cargo de las deudas de la empresa alegando “ crisis”, cuando siempre estuvieron al borde y jugando con situaciones de crisis.

Familiares que utilizan el pretexto para culpar a la crisis externa, de situaciones por las cuales atraviesan  hace mucho tiempo su familia, situaciones negadas o no tenidas en cuenta con responsabilidad.

Entonces es fácil encontrar la “oveja negra” de lo que ya hace tiempo no funciona bien.

Por eso es muy importante para quien quiere jugar limpio, conocer cual es la verdadera proyección de la crisis externa sobre la empresa familiar, y cuales son los indicativos de que su familia sufre o sufrirá por la crisis externa y hasta donde su familia cursa su propia crisis, que inevitablemente la llevara a quebrarse.

Cuando se  mezclan sentimientos con dinero, conflictos no resueltos, con la crisis interna y la externa, estamos a las puertas de una crisis que constituye un entramado que es importante determinar..

Decíamos antes, que hay conflictos y hay crisis.

Los conflictos son el pan de cada dia

Son diferencias de opinión.

Uno tiene un conflicto y lo resuelve.

Las  crisis, en cambio,  generadas en el seno de una familia, especialmente cuando esta familia tiene una Empresa, son rupturas de un orden e instauración de un nuevo equilibrio.

Las crisis NOS ATRAVIESAN.

Si partimos comprendiendo estas confusiones, si podemos dar a cada cosa su lugar,  estaremos entonces actuando en pro de aquello que realmente queremos y no logramos alcanzar.

Para esto es necesaria  una visión aportadora que nos clarifique lo que estamos viviendo y el cómo salir de ello.  Si podemos dar el lugar correcto a cada paso que damos dentro de esta situación de crisis,  no estaremos esperando “que la cosa mejore”, sino que, pensaremos primero y actuaremos después, de modo  eficiente frente a las circunstancias adversas.

Modelos de crisis

 Las crisis en una familia, y por tanto en las Empresas  Familiares  no son solo situaciones de malestar, pueden estar generadas por lo que llamamos “ Crisis Vitales” .

Casamientos, nacimientos, creación de otras Empresas del grupo familiar, incorporación de nuevos miembros de la familia a la empresa, tal vez la reincorporación de la esposa del fundador cuando los hijos se vuelven grandes y dejan el hogar.

Estas rupturas de un orden establecido, produce en todos los casos nuevos equilibrios.

Especialmente cuando la conducción de la Empresa se redistribuye.

Hay un caos lógico en el sistema de lealtades del personal.

La parte visible de estas crisis, la observamos en la cantidad de accidentes que se generan, quebraduras, ausentismo por enfermedades, autodespidos, malestares entre los integrantes de la conducción,  en los mandos medios y entre el personal.

Están las crisis frente al fallecimiento del Empresario, o simplemente frente al tener que designar un sucesor, o la pelea por el poder entre hermanos.

La puja de un hijo que comienza a tratar a su padre como a su empleado y viceversa, cuando la mujer y el esposo rivalizan por la conducción de la empresa, o en los casos en que los abuelos  les dan la sucesión a sus nietos ignorando al sucesor natural.

Otro caso también ocurre cuando se fuerza la incorporación de un yerno por la presión de una hija del empresario.

Todas estas variables llevan necesariamente a crisis, que no resueltas a tiempo pueden terminar con una empresa, llevando a herederos de la empresa a situaciones de volver de obrero a obrero en tres generaciones.

Si en tiempos normales pasar del estado de crisis y rupturas a nuevos equilibrios lleva el  tiempo lógico de un proceso ( que de ninguna forma se puede adelantar), tanto mas se atrasaran estos tiempos si uno no puede discernir del estado de crisis en que se encuentra nuestra Empresa,

Decíamos antes, de que la crisis externa puede llegar a disfrazar el estado de crisis interno, el no darse cuenta a tiempo y negar las propias disfuncionalidades pueden llevar a lugares sin retorno.

Y ahí si, es facil culpar del fracaso de una gestión  a los problemas del mundo, pero esta ceguera, en fin tendrá patas cortas, porque la competencia termina tomando los nichos de mercado que a esta empresa le costo tiempo, esfuerzo  y sangre conseguir.

La labor del Mentor es encontrar los puntos de quiebre de la empresa, diferenciarlos de las problemáticas sobreagregadas, trabajar sobre ellas para lograr el nuevo equilibrio, y así armar una estructura compacta y resistente que pueda hacerle frente a los cataclismos externos, que los hay, los hay y los estamos viviendo y viendo cada día.

 

Ernesto Beibe

Mentor

Ernesto.beibe@gmail.com

www.ernestobeibementor.com